Cronicas | H. Ayuntamiento de Palenque.

Los Boquerones

Miercoles, 19 de Julio de 2017



Corría el año de 1948, con las esperanzas de que el Presidente de la Republica construyera el paralelo de la vía del ferrocarril del sureste, versiones que entusiasmaban al finado Don Alberto Lacroix, en el foro de la piedra lisa. Palenque seguía con su bello verdor y sus tres boquerones; el del Chacamax con su poma rosa, el de las Ruinas, Salto de Agua y el de Catazaja con los roblares santuarios del loro palencano y macayos a la derecha y a la izquierda; el boquerón del Chinichibol es el más transitado por los viajeros que ya por un centenar visitaban las ruinas.

En esta entrada como existían pocas viviendas se podía ver desde piedra lisa la plaza central y por acá rumbo a la casimba, donde estaba la casa de Doña Pola; una niña que siempre estaba arriba de una mata de ciruela, pendiente de la entrada de los viajeros, era la primera que los recibía.

Que hermosa era la vida, como decía Doña Sarita Koller, me gusta mi calle, porque aquí entran y salen los que van al campo de aterrizar, y decía bien, por ahí se iba al campo de aviación, en los terrenos en lo que hoy es el nuevo COBACH 07 al nor-oriente de Santo Domingo de Guzmán de Palenque.


Fuente de la Información: Crónista Municipal Profr. Agustín Roman Alvárez Bolivar.

Ultima Actualización: 19 de Julio de 2017.