Cronicas | H. Ayuntamiento de Palenque.

21 de Marzo Jonuta Palizada

21 de Marzo Jonuta Palizada

Miercoles,22 de Agosto




Las ruinas de Chinikihá (2)
A las seis de la tarde salimos por fin de frontera y la oscuridad pronto lo oculto todo, las luces de Frontera desaparecieron y el río se podía ver allá adelante como una vaga claridad. Antes mi litera había tenido un colchón de resorte pero ahora estaba apuntalada con unas tablas, no era exactamente cómoda para dormir. Al romper el día nos paramos para llevar combustible a una choza y fue muy lento. Frecuentemente pasábamos junto a pilas de leña –estaciones de combustible para los buques del rio –. Las orillas eran lisas y bajas, cubiertas de bosque, grandes pastizales y de vez en cuando lunas. Aquí y allá se ven poblados con casas de techo de palma cuyas paredes están hechas de bambú partido, bambú real y no del tipo “jimba” como en Uspanapa. A las doce llegamos a Jonuta, un pequeño pueblo en la orilla derecha del río, Jonuta puede estar orgullosa de su iglesia de piedra. Todas están cubiertas de hierba y tienen una trocha hecha de ladrillos. Casas de piedras alternan con chozas de indígenas, todas rodeadas con jardincitos llenos de flores. Pero lo que más me llamaba la atención era una colina, que por completo parecía una pirámide azteca. Apenas llegamos cuando salté para verla. No hay ninguna duda de que es una pirámide de cerca de 60 pies de altura. Por su lado izquierdo la tierra está especialmente llena de tiesto. En una choza al pie de la colina, compre cinco figuritas antiguas de origen maya, dos de ellas que parecen búhos, están huecas y llenas de agujeros, de manera que se pueden utilizar como flautas, con dos cabezas y un cuerpo. Desgraciadamente no hubo tiempo para medir la pirámide. Al llegar a Jonuta cargamos cerca de 20 piezas de ganado. Estaban encerrados en un corral chico con un angosto pasillo hacia el buque. Un grupo de vaqueros gritaba alrededor del ganado mientras éste se amontonaba con las cabezas en alto hacia dentro. La gente que empujaba los picaba con garrochas y machetes, golpeaban sus narices hasta que por fin lograron separar y subir los animales a bordo. Un toro logró escaparse brincando el alambre pero fue rápidamente lazado y subido abordo. Dejamos Jonuta y navegamos cerca de la pirámide. A las 4:40 salimos del Usumacinta hacia la desembocadura de Palizada, camino a Ciudad del Carmen. Pasamos también por una pirámide chica de cerca de 30 pies de altura, situada al lado derecho de la orilla, frente a un ligar llamado “Paraíso”. Al atardecer llegamos a Palizada. Este pequeño pueblo está a la izquierda del río. Primero pasamos una fila larga de casas de palma cada una con su jardincito alrededor, sombreadas por altas palmeras de cocos y palmeras reales. Las casas de palma dieron paso a casas de piedras blanqueadas con cal, enfrente de ellas había un caminito de losas y una hilera de árboles hacia el río. Se parecía mucho a un pueblecito flamenco. Todo el pueblo estaba presente en la ribera, cuando echamos las amarras y apenas toco tierra la pasarela, el buque fue invadido por niños que vendían panes y mangos. di una vuelta por el pueblo; tiene una plaza bien conservada que da una impresión limpia y acogedora, y una iglesia. Toda la región parece tener muy poco contacto con las revoluciones.
22 de Marzo. Palizada, laguna de Términos
Con las primeras luces del día salimos de Palizada, y cuando me desperté estábamos navegando por tierras bajas y pantanosas, cubiertas de juncos y pantas palustre. A lo lejos se veían los límites del bosque. El río es muy angosto, aquí y allá hay grandes armadías de caoba y cedro amarradas a lo largo de las orillas. Viene de la región más arriba de Tenosique. En los canales, el río nada más tenía cinco pies de profundidad y nuestro buque madia cuatro y medio, teníamos que navegar muy cuidadosamente. Desde este punto el río se extendió por una laguna estrecha para de nuevo juntarse en boca chica, a diez kilómetros de la laguna. Boca Chica es estrecha y desde ésta el río va hacia la gran laguna de Términos. Aquí se ve el pueblo Laguna situado en una isla frente al golfo. Echamos las amarras en el atracadero. En el río estaba un buque danés, cargando caoba. El pueblo tiene un aspecto agradable con sus casas pintadas con cal blanca y rosada, dos iglesias y una plaza bonita. En el pueblo hay varias banderas rojas porque está gobernado por una especie de soviet. Después de bajar los otros pasajeros, nos movimos un poco más adelante, frente de un matadero para expedir el ganado. El embarque fue muy sencillo; empujaron el ganado para que cayera al agua y nadara hacia la tierra donde era recibido por un grupo de vaqueros. Bajé por el pueblo; estaba totalmente desierto, hay siesta entre doce y cuatro y todas las tiendas están cerradas entre esas horas. En una farmacia encontré una colección de antigüedades pero desgraciadamente no hubo tiempo suficiente para estudiarlas. Por la noche fuimos al cine local. Área de exploración del palo del tinte en el siglo XVII, Las Tierras Bajas de Tabasco Investigación: Profr. Agustín Román Alvarez Bolívar.


Fuente de la Información: Crónista Municipal Profr. Agustín Roman Alvárez Bolivar.

Ultima Actualización: 22 De Agosto De 2018.